domingo, noviembre 22, 2009

Poema de Marcela Pernía

.
Ayer me enteré de la muerte de Marcela. Fue esta semana, el martes.
Y hoy es su cumpleaños.
Ella tenía los blogs -hoy cerrados- Itinerarios del arte, Letra deriva y otros.
Todos estos años compartimos cosas. Nos hicimos amigos. El año pasado
nos vimos en la presentación de Musas. Esa fue la única vez, y disfrutamos mucho
el encuentro junto a otros buenos amigos.
Conservé un poema de ella, sin título, que tanto habla de sus obsesiones, de sus búsquedas poéticas, de su vida.
La frase que antecede al poema también es de Marcela y me la envió Adal, el hippie viejo.
Este es mi simple homenaje.
Gracias, Marcela. Te recordaré siempre.
.
.
.
.
…Zambullida en el medio de las cosas,
con las manos sucias, de rodillas
para después alcanzar las estrellas.
.
.
.
Busco un aroma que evoque una imagen
al otro lado del espejo.
Tengo acuarelas que dividen el sol en haces amarillos.
La poesía desea decir.
Goza con la muerte del lenguaje.
Lo astilla, lo subvierte; es su esclava.
Y goza de lo que él no dice.
Las palabras que me rondan no son las mismas
que rondan el sonido.
Son mares. Son tormentas.
Los huecos son rojos. La noche es roja.
Necesito de mi deseo para no perderme.
¿Esa mano que escribe de mí, quién es? ¿Qué es?
Busco profanar sentidos. Respirar
palabras sacrificadas en el altar de la comunicación.
Soy mi propia Babel. Quiebro la correspondencia
entre las palabras y las cosas.
Escribo. Voy hacia el abismo.
.
.
Marcela Pernía

21 comentarios:

aminuscula dijo...

Profunda frase, me evoca muchas vivencias intensas. Una de esas frases que no puede no tocarte, porque quien no está completamente ciego a la vida, lo ha sentido en su propia vida.

Gracias, Máximo, por esto.

fgiucich dijo...

Alma sensible a quièn recordarè con profundo cariño. Sus hermosos poemas y sus comentarios a mis publicaciones tenìan siempre un mensaje inolvidable. Abrazos.

Mc.Camozzi dijo...

Hola Máximo, un saludito para decirte que tu libro de poemas se encuentra también en aNobii: http://www.anobii.com/books/Musas_extraviadas/9789870235514/01f4e7834f0f44f7fb/

Un abrazo,
MC

Darilea dijo...

Máximo no he tenido el placer de conocer a tu amiga, pero seguro que ha debido de ser una persona sensible para escribir de esta manera.
Un besito.

El Hippie Viejo dijo...

Qué decir Max, qué decir!
la apreciaba tanto!
Cuando recibí tu correo avisándome
en mi estomago se hizo un nudo.
no sé Max, no sé...son esas deciciones personales que uno debe aceptar
pero que duelen Tanto!

un día "El Oso" escribió-dejo una parte-

...calladamente,
te observo tiernamente en mis brazos...
te siento más mía que nunca esta noche!

Sueña un sueño Mujer
la lluvia,
que siempre me lleva a Ti,
se encargará de traerlo a mí
esta noche!


y ella dejo estas palabras

La lluvia fue simiente y testigo de amor.
Fue la metáfora que nos nombraba.
La que en la lejanía nos únia.
La que en la despedida... se tornó testigo de la melancolía.

Hoy, me he escuchado varias veces decir, que se me ha vaciado.

Que la lluvia es sólo lluvia.
(Anoche amé escuchar el sonido de la tormenta)

Hoy tu escrito me hace trampas.


Siempre la recordaré Max!

te dejo un abrazo


Adal

Camille Stein dijo...

colmada/ verdecida tierra
fértil mis íntimas paredes/ ansia

gozosa de correr por senderos apenas
presentidos/ hasta tu desnuda cima


de ella son estos hermosos versos...

de ella es ahora la cima, maravillosa, inolvidable Marcela...


un abrazo

mia dijo...

Una estrella cae

pero para seguir iluminando,

gracias amigohermano

eres grande muy grande

besos

Maria Coca dijo...

Una gran pérdida, sin duda. Siempre que muere un poeta, se apaga una estrella en el firmamento. Y la suya iluminaba mucho, a tenor de los versos que nos regalas.

besoss

Gabiprog dijo...

El valor de las palabras es el de la mano que nunca se retira, esa que siempre puedes alcanzar.

Descanse en paz.

Javier Herque dijo...

Conocí a Marcela hace tiempo, conocí las palabras de una mujer que encontraba en la escritura esos atajos que se negaban a ser sus caminos; conocí la textura de sus sueños…las aldabas de sus miedos…la risa de una voz que se pausaba para luego ser a penas tres o cuatro palabras más.

Conocí a Marcela hace tiempo y siempre, ella y sus poemas, me recordaron a otra mujer que fue verso y precipicio:

Alejandra Pizarnik


“…
Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta
…”

(A. Pizarnik)


Conocí a Mar y sus palabras.

huggh dijo...

seguramente lo lee y ve lo que va en cada palabra... la poesía es así... sin conocerla la siento amiga perdida... bello texto M... mi saludo

Gabriel Gómez dijo...

Bueno... Estoy todavia esperando la visita de vos (como prometido) y de todos los amantes de la literatura... Mi Blog es de Brasil, pero hay mucho de las letras argentinas y latinas...
http://escritosdogabriel.blogspot.com/
Los aguardo
Gracias

Bohemia dijo...

Lo leí en el blog de Fernando...una pena!

lo siento mucho

Abril Lech dijo...

Ahora si llego y encuentro tu homenaje y el verso... una despedida sin interlocutor, un beso sin mejilla, una soledad que desalentada huye de todo lo que la asusta... me quedé pensando Max en Mar y sus fantasmas, los molinos de viento con los que no deseó luchar y lo poco que pueden hacer los que aman a estos seres desesperados para colmarlos de un amor que alcance. Tan fuerte como el mismo instinto de conservación, ése ausente...

Duele imaginar esos últimos instantes antes de la descisión, los seres sensibles tienen la contra de la emoción superando cualquier razonamiento.

Sus versos como siempre, impecables.

Lo siento Max.

Máximo Ballester dijo...

aminuscula: Y sí, hablamos de sensibilidades, amiga. Gracias.

Fernando: Muy bueno lo que le escribiste vos. Sus poemas, ojalá tuviéramos más. Y comentaba profundo. Gracias. Un abrazo. Hermoso el encuentro de ayer.

Mc. Camozzi: Gracias, amiga! No tengo idea de cómo fue a parar ahí el libro Musas. Un abrazo.

Darilea: Muy sensible, Dari. Extremadamente. Gracias. Un beso.

Adal: Es verdad, uno debe aceptar ciertas decisiones, querido amigo. Y bancarla, en este caso a Marcela, como sea. Gracias por el diálogo poético que me dejás acá entre ambos. Un abrazo grande.

Máximo Ballester dijo...

Camille: Gracias por este regalo, Camille. Y por tus palabras. Te visito pronto. Quiero ver tu blog. Un abrazo.

Mia: Gracias a vos hermanita. Que estés muy bien. Te mando un beso.

María Coca: Sí, amiga. Así es. Y qué pena me da que no esté escribiendo ahora y creyendo de una buena vez en su arte. Gracias. Un beso.

Gabiprog: Hermoso esto que me dejás. Gracias, amigo. Un abrazo doble.

Javier: Gracias, Javier.

Máximo Ballester dijo...

Hugo: Ojalá fuera así, amigo. Gracias, y qué bueno que lo sientas. Un gran abrazo.

Gabriel Gómez: Bueno, cómo no. Te visito. Y más si lo prometí aunque no lo recuerde. Pero este post es para homenajear a una amiga poeta que acaba de morir y me parece que lo más sensato es al menos decir algo de su poema.

Bohemia: Gracias, amiga. No me olvido de vos. Te visito. Un beso.

Abril: Es así, Abril. Me refiero a lo que decís de los seres sensibles. Hablamos de ella, creo, tratando de abarcarla un poco más. En mi caso tratando de que no se me siga yendo. Gracias. Beso.

Gabriel Gómez dijo...

Gracias por tu visita Máximo... Como podrás ver, tu Blog está en la lista de favoritos del mio (http://escritosdogabriel.blogspot.com). El homenaje a la poeta es no dejarla morir, así como lo has hecho en tu espacio.
Y tu promesa de visitarme fué el Domingo 27 de setiembre, y respondiste: "Gabriel: Gracias y bienvenido. Ya pasaré. Un abrazo."
Espero frecuentarnos más.
Un abrazo desde Brasil...

Paloma Zubieta López dijo...

Hermosa la poesía de Marcela y digno homenaje. Te abrazo sin palabras, Máximo querido.

Cuiz dijo...

Me acabo de enterar, pasaba bastante por mi blog.
No la conocia..pero la conocia.

IndeLeble dijo...

Hay Máximo , la muerte así decidida o no muy bien pensada o..tantos otros argumentos , creo que necesitaba ayuda y nadie lo notó, somos muchos pululando estos lares en busca de consuelo, del amor que no tenemos de las depresiones crónicas , que la muerte acecha en muchos escritos y si alguién se percatara de esto algo haría por ayudar al otro...Pero...a menudo es imposible.
Yo la extraño y no saco su blog del mío , aunque ya no se abra mas , Mar siempre va a estar acá o en otro blog.
La quería y se lo escribía , pero visto esto no era suficiente .
Besos Max , sobran las ausencias y las palabras.
Ali.