viernes, enero 23, 2009

Notas para un poema XXI

Esperamos una carta como la cinta en el pelo de las alumnas de
una escuela. Moño al viento, cándido: ofrenda al sol, de un sol 
dibujado en los pizarrones. Carta bajando por una cascada de
montaña. Las frutas de estación acompasadas en las múltiples 
partituras del aire. Flores silvestres en la frase “aquí te envío”; 
canasta de dulces en “aquí no para de llover” y en “ayer fuimos al 
mar”.
Esperamos una carta que estampe su beso celeste sobre nuestra 
última cicatriz.

Sentar cabeza en los maravillosos círculos de A beneficio de 
Mr. Kite de Los Beatles. Vendrán los Henderson, y Henry, 
el caballo, bailará el vals.

En otra esquina, mi sombra estaba esperándome.
-¿Qué hacés aquí?, le pregunté.
-Nada, me dijo asombrada (las sombras se asombran de nada), 
sólo estaba esperando “una forma original”.

Observo al zorzal comiendo su espagueti de lombriz. Después 
vuelve a la cima de la medianera. Ahora sí, con la panza llena, 
es mucho más fácil observar el mundo.

El tiempo es una mecedora. Cuánto aplasta en su vaivén irreflexivo. 
Sus pies de tablas de esquí de caramelo olvidado al sol machacan 
las horas para servirlas desgranadas en el plato principal del olvido.

Y en una gota de agua se puede encontrar un ángel: ¡no la bebas! 
Puede ser la gota que rebalse el vaso, puede ser la mismísima sed 
con alas, pude ser la gota de sabia de un ser mitológico, puede ser 
la lágrima de un santo, puede ser la última vez que veas un ángel. 
Secarla con un pañuelo y arrojarlo hacia el cielo. Si el pañuelo 
baja es porque es un ángel. Los milagros existen.

Mi abuelo Luis tenía una metáfora en la tráquea. 
Los lugares comunes de la luz se quedaban en las puertas del más 
allá. Un minotauro dormía plácidamente en las entrañas de mi 
abuelo. Mi abuelo hablaba con una voz de más allá, una voz de 
minotauro entre dormido.

Me pareció verla en el tren. Estaba sentada del lado de la ventanilla 
y el paisaje le cabalgaba en la cara. Leía una revista de diseño. 
Pero no podía ser aquel maniquí que me encandiló desde la 
vidriera de la casa de ropas. Me fijé en el corte de su vestido,
si correspondía. No pude hallar una pista clara. Sus poses eran 
naturales y sólo alzaba los ojos para mirar su reloj y por la 
ventanilla. Antes de bajar se retocó los labios. Al guardar su espejo 
de mano, noté la pintura saltada en una de sus uñas. Como la 
cachadura que suelen lucir los viejos maniquíes. 

33 comentarios:

Gingerale dijo...

A las musas extraviadas, a todas las tenés vos tomando apuntes. ¡No vale che! No seas angurriento, mandame una

Marcela dijo...

Es verdad. Mi sombra se asombra siempre, y eso que yo no me asombro de nada. Nunca estoy de acuerdo con ella, en realidad.
Hermoso. Cada párrafo, hermoso.
El de los ángeles, me encantó.
Un beso.

Claudia dijo...

¡cuánta belleza! me conmovió mucho este poema...
gracias

ade dijo...

- Que misterio el de nuestra sombra.

Entrecerré los ojos.
Pude tocar mi sombra.
La palpe suavemente.
Recorté sus formas.
Socavé la apariencia.
Interpele el contorno.
No nos reconocimos.
La incorporé tan de a poco

Ade

Yo y mis otros yo dijo...

...vienen y se van ...no se detienen...algunos esperan por él...otros lo recuerdan y otros solo prefieren sentirlo en el instante que esta presente...

El tiempo es una mecedora....


y nosotras aqui subidas esperando las notas para un poema...

Gracias ...
muchos abrazos y sonrisas....

hasta la sonrisa!!!

hawwah dijo...

como una sombra, te leo y me asombro...tus notas siempre me dejan flotando y con un aplauso en mis manos...

:)

abrazo

Giovanni-Collazos dijo...

Te sigo y siempre me sorprendo.

Un abrazo, poeta.

Gio.

Gabiprog dijo...

Escaparates y expectativas... Cuidado!

:)

Un abrazo.

•Laura Avellaneda• dijo...

¿Y si era ella?
Andá a saber qué loco la rescató de las vidrieras y la dejó suelta en Buenos Aires (o Barcelona, da igual), aún al precio de que lo lleven preso.

Me asombra lo de la sombra. Siempre quise ver sombras independientes, suicidas, autónomnas, sinceras.

rosasiventos dijo...

deve ser difícil passar do 20 para o 21,

os números confundem-me na sua similar e irreal dis-semelhança,

(tal como confundo gente de plástico com gente

e também não sei porque não se haveria de beber um anjo - porquê? e logo agitar a sombra das asas,

(ou ir na memória num comboio
que nos diga equacional,

o som agreste duma carta
(pois sei lá,,,




beijo

rosasiventos dijo...

talvez aí acima fosse mais

~pi, talvez porque voasse,

Mar dijo...

Escribir collages, jugar con el montaje.
Escribir con palabras cotidianas, concretas, áperas y suaves.
Escribir unicornios para no mentir.
Escribir sobre el tiempo para no hacer concesiones.
Escribir sobre ella para conjurar.

Escribir para no claudicar.

(Gracias a las musas)
;-)

Besazoooooooo

Analía dijo...

Los milagros existen.
Creo.

titania dijo...

Tu alma se desnuda y cuelga las palabras en la cuerda al sol, el mismo que viste de luz el pizarron.

Es magnifica esta entrada, Despues de seis horas estudiando es música para mis ojos.

Besazo muak.

Cyllan dijo...

Las sombras se asombran de nada? Jolines Max estás que te sales, tienes a las musas bebiendo de tu mano :)
Y lo de la gota? Genial.

Oye una cosa, una sugerencia te hago: No estaría mejor si ampliaras la anchura de la columna central? Veo que muchas veces los versos se cortan donde seguramente no quieres que se corten y quedaría más estético.

Steki dijo...

Me mató lo de "la sombra que se asombra"!
Feliz domingo para ti, amigo poeta y gracias siempre por tu cariño, correspondido, por cierto.
BACI, STEKI.

Paloma Zubieta López dijo...

Máximo querido: ahora fui yo quién recordó a Serrat, sólo que con "su boquita menuda y granate"... No he bebido agua desde el viernes en que leí esta entrega (quedé tan emocionada que no pude escribir) y sigo tirando el pañuelo al cielo para ver qué pasa mientras me voy secando. Estoy como Peter Pan, tratando de coserme la sombra a los piés para que no se me pierda de nuevo, pero desde mi mecedora temporal, claro está, me quedo en silencio tomando aliento hasta que llegue el instante de gritar. Dejo dos besos alumbrados por una lamparita...

fgiucich dijo...

Volvì ayer, querido amigo ( las cosas buenas siempre terminan antes que uno quiera) y prometo ponerme al dìa. Abrazos. (26.01.09)

Yan Duimich. dijo...

quiero pedirte aceptes el premio al blog con huellas 2008 y Dardos por el contenido tan genial de tu blog...si aceptas entonces debo pedirte que entres a mi blog, http://acacristal.blogspot.com/ , y copies las dos imagenes de los premios, poniendoles un enlace a mi pagina, la intencion es dar a conocer los blogs de quien lo otorgan, asi mismo puedes otorgar los mismos a tus blogs amigos que tu consideres pertinentes pidiendo hagan el enlace para el tuyo

En espera de que los aceptes

besos (cálidos)

Maria Coca dijo...

La sombra mejor que sea siempre muda...

Impresionantes párrafos repleto de sentido. Y sensibilidad...

Besos Max.

Clarice Baricco dijo...

Todo lo que escribe mi consuegro es lindo, pero me gustó mucho esa espera de la carta.


Besos precioso.

Apapachos a mi nuera.

la crisantema dijo...

así también va la vida, un día viene al otro se va, sin el asombro de las sombrasa cada paso me asombro de algo, a veces soy como una sombra asombrada, a veces vago por la ciudad, a veces al vai ven de un columpio...

Cariños

Paloma Zubieta López dijo...

Lo prometido es deuda, {{{grito}}}. Luego me doy la vuelta y te guiño un ojo, el pañuelo ha desaparecido a medio vuelo y tienes una invitación a cenar: se te espera con alguna fruta para la tarta, verás que el resto de los invitados son de lo más peculiares... Sin tí no empezamos, así que no demores tanto, besos desde la madriguera.

Amada Inmortal dijo...

todos esperamos una carta... siempre añoramos o lo que no ha de llegar o lo que ya no puede estar... Pero todo es leña para el fogón... todo es letra para cantar... besos

Gingerale dijo...

Releo esta dulzura, este contínuo nido de metáforas. Nido que es fluir y no enjambre. Me pregunto ¿que arte tan raro es que soltando ilusión tras ilusión es tan fácil de leer?

Umma1 dijo...

Hay un torbellino de evocaciones en mi cabeza, después de leerte.

Me trajiste a Francis Scott Fitzgerald, y las cartas de Juan Rulfo.

Hay muchos temas en este texto, habrá que volver a tratarlo, pero esta vez con escalpelo :)

Un beso

Máximo Ballester dijo...

Gingerale: Ya te las mandé! Seguro se quedaron por ahí mirando unas vidrieras. Gracias.

Marcela: Gracias Marcela! Las sombras son así, a veces no hay que darle tanta bolilla. Un beso.

Claudia: Gracias a vos por tus maravillas! Un beso.

Ade: Gracias por este hermoso poema: ¿es tuyo? Guauuu. Un beso.

Yo y mis: El tiempo, los tiempos, el tiempo dentro del tiempo, la conciencia del tiempo...ya me perdí: ¿qué hora, qué día es? Ja ja. Gracias. Un beso.

Máximo Ballester dijo...

hawwah: Gracias por tu generosidad, amiga. Es hermoso lo que me decís. Un beso.

Gio: Gracias, amigo. Qué bueno es sorprenderse. Un abrazo para vos.

Gabiprog: Cuidado, sí, estamos a medio paso de la locura, ja ja. Gracias.

Laura: Para mí que era ella, la de la vidriera, o alguien me estaba gastando una broma. Gracias.

Rosasiventos: Lo irreal puede existir. Recuerdo a Monterroso que decía de una mosca a la que llamaba su mosca de la guarda. Gracias. Beso.

Máximo Ballester dijo...

Mar: Escribirrrrr... siempre escribir. Como Kafka en la oscuridad, como en un túnel. En el agua, sobre mesas de ninguna pata, en los márgenes de la realidad, entre visillos, al sol, o bajo sombras indolentes. Gracias a vos. Besazooo.

Analía: Pero qué escueta se me puso de pronto... Brindo por los milagros. Un beso.

titania: Qué hermosooo es esooo que me decís! Gracias!!! Besazo muak y muak para vos y suerte con tu estudio.

Cyllan: Ese "jolines" me da tanta gracia. Cuando se lo escucho a mi cuñado desde tu España me hace reir.
Lo de la anchura la verdad no sé si con este formato es posible agrandarla. Gracias. Beso.

Steki: Muy correspondido y gracias a vos querida Isabel. Un beso sin sombras.

Máximo Ballester dijo...

Paloma: Qué hermoso comentario-juego me dejás acá. Lo de tu emoción me puede. Fijate que yo arrojo un pañuelo y cae una Paloma, ja ja! Gracias. Un beso igual de iluminado.

fgiucich: Feliz regreso, Fernando!
Cuesta acomodarse de nuevo a los ritmos y a los tiempos. En unos días me voy yo. Un abrazo.

Yan: Gracias!!! Lo acepto. Dame tiempo para ponerlo. No soy muy ducho en esas cosas, más bien un ignorante. Besos agradecidos.

María Coca: Te imaginás una sombra charlatana, quién la aguanta...
Gracias, amiga. Un beso para vos.

la crisantema: Que seas así tiene mucha riqueza. Gracias. Beso.

Paloma: Ya fui, degusté y me asombré como una sombra que se asombra. Gracias!

Amada: Y de ese fogón a veces sale un humo blanco de esperanza, amiga. Gracias. Besos.

Máximo Ballester dijo...

Gingerale: No sé, ni preguntes, ja ja. Pero me alegro de que sea así. Yo contento porque me leas/nos leamos. Gracias!

Umma1: ¿Resistiré al escalpelo? Ja Ja. Puede ser muy filoso. Pero desde ya te digo que tu opinión siempre es muy bienvenida, amiga.
Gracias y un beso.

jose fá dijo...

un día hablaste del zorzal y del jardin de la medianera, no lo olvido

y en estas notas cuánto nos hablas del tiempo, de tu abuelo y su tráquea-metáfora , de la gota de agua, el maniquí del que alguna vez dijiste algo (aunque no sea el mismo, ni la vidriera), todo da vueltas, en la escalera de caracol donde dialogas aquello (que aquí aún no ocurre)

uff, me complico, te dejo un beso
y dos también

Máximo Ballester dijo...

jose fá: El zorzal, la medianera, los hongos en ella y el ventanal y las cortinas son materia de otros poemas también y es lo que veo siempre que me pongo a escribir. Gracias y un beso.