jueves, enero 29, 2009

Notas para un poema XXII

La sensación de ser un proyecto que ha sido reemplazado por otro.

Con la mecedora del tiempo hacer leña y encender un fuego. 
A su vera, recitar el presente continuo como un poema de
Shakespeare. 

“La mejor manera de viajar es sentir”, dice Pessoa como Álvaro de 
Campos.
Atravesar las personalidades con nuestras valijas por llenar, liviano 
ante todo el espectáculo humano. El mundo es una gota extraviada 
de su lluvia. Todos somos una gota que se une a otras gotas.
Y viajamos una vez que sentimos segura la mano de nosotros 
mismos.

Voy a la voz de mi padre. En ella me instalo como en una pradera. 
Acabo de soñarlo. Yo corría a defenderlo del ataque de los Zulúes. 
Después el campamento era un hospital a cielo abierto y un médico 
puso en mis manos unas pinzas largas como las que utilizan los 
cirujanos. El médico me dijo que las tenga, que me servirían para 
repeler un nuevo ataque de los Zulúes. Mi padre estaba bien: un
raspón en la frente, y apenas una gota de sangre colgaba de su nariz. 
Salimos a una vereda. Mañana espléndida. De la nada, mi padre 
toma de un hombro a mi hermano Luis y se encaminan a un puesto 
de flores. Yo los veo irse y no puedo cruzar la calle. Siento un límite. 
Y me pregunto por qué mi padre no me eligió a mí para caminar 
rumbo al puesto. “Quiero que le lleves un ramo a tu madre”, le dice
a mi hermano, “para que sepa cuánto la quiero”.

Por las escaleras de Xul Solar, bajo y me pierdo. 
Si no encuentro el sueño, vuelvo a subirlas y a bajar, pero esta vez 
por una caracol. Casi siempre me duermo antes.
-¿Antes de qué?
-Antes de un final.
-Pero si no hay un final.
-Voy bajando. Bajar es un fin en sí mismo. Y el objetivo final es 
que yo pueda dormir.
-¿No es mejor arrellanarse en un descanso? Ya lo dice la palabra…
-Es que los descansos sirven para pensar cómo seguir y yo no 
quiero pensar a esa hora, sólo quiero…
-Claro, el señor se va a dormir y deja al mundo tal como está, 
sin importarle nada.

Me descubro ante usted (me quito el yunque de la cabeza) querida 
Calíope. Es un día encantador, ¿no lo cree usted? Pero veamos: 
qué contiene esa tablilla, a ver cómo suena esa trompeta. 
Cerraré los ojos. Haga usted de mi cabeza un jardín helénico, 
un barrio celestial. Quisiera posar mi cerebro en el primer día 
de La Creación.

15 comentarios:

Paloma Zubieta López dijo...

Máximo querido: Fernando, digo Álvaro siempre tiene la razón (¡qué confiancitas!, diríamos por estos lares). Me quedo con el viaje o la sensación, lo que venga mejor a cuento, de que el insomnio te hace caer en depresión. Dos grandes aprendizajes: que al sentir la mano segura se viaja y la receta de las escaleras para la vida, se la contaré a Nico pues me parece un buen remedio.

Abre la puerta de una vez, que estoy toque y toque con este ramo de flores entre las manos, pues he venido a visitarte y a darte un sentido abrazo y muchos besos para desearte un feliz no cumpleaños.

ade dijo...

Se me pianto el comentario, esta pc está rebelde.
Descansa un rato, el mundo no se detiene, sigue siendo mundo. Cerra los ojos y disfruta de un sueño.
Tus musas extraviadas son increibles! Un abrazo Ade

Rocío dijo...

Lo que contiene la tablilla es todo un futuro. Un futuro que se ancla en el presente en el que fuimos y que por ello le hace seguir, aprender de los errores, superarlos en el tiempo y dejar ese pasado mágico que nos ayuda- aunque lo desechemos tantas veces- para tener metas y condicionales en -ía que nos dan la vida y nos empujan a luchar. Calíope seguirá en ti con su inspiración. Nunca abandona a un dios.
Un beso, Máximo, me encanta leerte y disfrurar contigo.

Analía dijo...

A veces me vacío de palabras,pero aprendí que cada tanto, no es grave que eso pase.
El alma anda algo rara por estos días, y quizás en eso arrancar la primera línea de tus notas de hoy, me dejó lagrimeando: "La sensación de ser un proyecto que ha sido reemplazado por otro" -encontré en las tuyas,las palabras para decir mí sensación ahora mismo-.

Y entonces, leo más abajo: "La mejor manera de viajar es sentir", y entiendo que si esto es verdad, por un tiempo prefiero no viajar.

mia dijo...

Como siempre fiel a tu estilo

a tu desgarro y anhelo divino!

Besos

huggh dijo...

uno entra en tus poema, viaja, siente. -ya desde la forma son poemas para entrarles- son textos... "amigables" com se dice ahora... un gusto, como siempre, un gusto. saludo, h

jose fá dijo...

Pocas imágenes tan descorazonadoras como la de ser un proyecto que quedó en la papelera en calidad de borrador, reemplazado, olvidado...

Y así deseo, siempre que te leo, decir algo de cada versoideametáforaimagenpalabra

porque me gusta lo que dices y como lo haces, Máximo y que te quites el yunque ante la musa que canta y que tu cabeza ya no se siente sino que se haga un jardín celeste... ¿posar el cerebro en cualquier parte? ¿en el primer día de la creación?... Maravilloso

¿qué más decir?: te digo un BESO

•Laura Avellaneda• dijo...

En tus poesías hay algo surrealista que nos atrapa. Nos dan la sensación de estar siempre dentro de un sueño, donde se suceden imágenes que aparentemente no tienen relación unas con otras, pero dotadas de una belleza tal que transmiten por sí mismas.

Me gusto ese diálogo. Como dialogar con una voz interior (al menos así lo percibí yo, que estoy plagada de voces).

Gingerale dijo...

me encantó el pasaje del sueño y la escalera. Le encontraste la magia a las escaleras.

Máximo Ballester dijo...

Paloma: Gracias por el feliz no cumple y por tus palabras. Las escaleras: durante mucho tiempo fue un recurso para encontrar el sueño. No es que sufra por eso pero solía tener mis temporadas. De modo que me veía bajando infinitas escaleras. Era un viaje de la imaginación. Un beso para vos.

Ade: Ahora voy a descansar pero porque me voy unos días al mar. Gracias por tus elogiosos comentarios, querida Ade. Un gran abrazo.

Rocío: Me hiciste reir con lo de Calíope, eso de que nunca no abandona a un dios. Gracias por tus palabras, por pasar a leerme. Un beso.

Analía: Seguramente -pienso yo- tu alma está tomando nuevas fuerzas para luego pegar un gran envión hacia la vida, hacia las buenas y bellas cosas. Gracias y un beso.

Mía: Gracias hermanita. De esos desgarros hay que hacer crecer flores, o pumas, o barcos o hierbabuena. Un beso.

Máximo Ballester dijo...

Huggh: Gracias por entrar y sentir amigables estas líneas, poeta amigo. Un gusto siempre que pases y me des tu opinión que valoro mucho. Un abrazo.

Jose fá: El gusto es mutuo, mi querida poeta amiga. Te lo dice alguien que ha disfrutado mucho de tu versoideametáforaimagenpalabra.
Un beso.

Laura: Creo que el escrito del sueño sobre todo -calidad de los sueños- parece algo surrealista. El sueño con mi padre y los Zulúes. Lo escribí casi tal cual lo soñé. Con el diálogo das en el clavo: esa voz interior que contradice. Aquí propuesta como un juego, con algo de humor. Gracias por tus palabras, amiga.

Gingerale: Gracias: ¿me habrás prestado tu magia? Por las escaleras subo y te mando un abrazo.

Mar dijo...

La mejor manera de viajar es sentir
[Sentir todo de todas las maneras
La mejor manera de burlar al tiempo
Es soñar
Misterio de laberinto de presente perpetuo
La mejor manera de sentirse leve como la ventisca
Es leerte empapado de tus musas

Buen viaje
Muy buen viaje
Un besazo Max

Yo y mis otros yo dijo...

Cuantos secretos siguen habitando en el poder de tu mano... en el de tu alma...en tus pensamientos... depositados en un libro...en una red...y día a día una poema una frase una palabra se cuela en nuestro ser..nuestros pensamientos...en nuestra alma....


que disfrutes tus días...y sigas sintiendo...entre tus viajes...


muchas sonrisas y abrazos

hasta la sonrisa!!!

Condevolney dijo...

Busco en tus versos una salida que me obligue a encontrar en ellos la ventana por donde dejar escapar un suspiro acompañado de tus musas y extraviarme con ellas hasta encontrar de nuevo tu parnaso y soñar con mil notas para poemas y con todas hacer una barbacoa de abecedarios y ponernos las botas de letras, silabas, palabras y frases hechas, aderezadas con vino de verso Máximo y ahítos hasta el diccionario, con un tecito, tertuliar con Ballester de números, piedras, playas y almendros en flor hasta que la tarde olvide su nombre y la Luna nos recuerde que las estrellas van a cumplir con su cometido y subir en el lunar de Marilin montados y ya en el agujero negro, sentados en la estrella que a cada uno nos corresponde, escuchar calladitos el concierto del universo.

Un abrazo lleno de magia, que seguro recibirás a la vuelta de la playa, todavía salado y con capa de ola, siento no poder estar más en tu parnaso, estoy de mudanza y no tengo red, pero cuando todo esté en orden, me pondré al día.

nati dijo...

intuyo que Calíope te bendijo con su corona dorada.
Bendito sean tus sueños.