domingo, enero 18, 2009

Notas para un poema XX

(Leo Sentar cabeza, de Enrique Molina. Me reconozco en esa raza violeta, en esa raza verde, rico de todo cuanto me rodea. )

¿Y cuándo sentarás cabeza?
Y en qué lugar.
En qué silla cómoda he de sentar cabeza, y ante qué mesa de estarse quieto y en paz.

Siento cabeza como quien baila sobre espuma lila y despabila 
burbujas como sueños de princesa 
como quien canta en una trinchera una canción de cuna 
como quien seduce a un cachorro de tigre de bengala 
como quien saca a bailar a una estatua
a un busto patrio 
a una tumba.
 
Siento cabeza como los cubiletes al vomitar sus dados 
como las copas colgadas en un restorán 
como la olla que volteó el perro sin darse cuenta 
como la moneda que cae de canto sobre un zócalo y es espejo donde se peina la oruga 
como la tostada que cae de cara con su cara de mermelada contra el piso. 

Siento cabeza en el murmullo de los plátanos 
en las estrofas de los alambrados 
en el silencio de las escobas de las nubes
(si hay un unicornio entre ellas, siento cabeza en él) 
en las campanas lejanas de las iglesias que suenan como
sentencias fatales  
en el fragor de unas prendas colgadas a secar chorreando asuntos
y presencias. 
 
Siento cabeza en cualquier pie que no haga pie 
en la ronda de los niños de frentes transpiradas 
en los bastones de los viejos que arponean las baldosas  
en las cicatrices de parto 
en la renguera de un perro diciendo Sí con la cabeza y 
No con la cadera 
en la mirada del ciego que me mira como si me conociera
en las lenguas del mar en la orilla donde se espeja la mañana 
en la luz de un farol con su danza de insectos del verano. 

Siento cabeza como lloran los niños del último banco 
junto a Federico García Lorca: “pulso herido que ronda las cosas del otro lado”. 

Siento cabeza en los suspiros de larga distancia 
en las monedas que lucen los pescados colgados 
en las almejas boquiabiertas 
en los trenes que se desinflan al llegar a una estación 
en las sirenas de los bomberos
en los panaderos con los que hace malabares la brisa 
en los mascarones de proa siempre de mirada altiva  
en la sonrisa de los botones de las blusas 
en los pizarrones de las medianeras 
en los novenos pisos con macetas de azúcar donde puede haber alguien dispuesto a arrojarse
en el guiso humeante de los albañiles 
en las puertas de un prostíbulo 
en los pechos de las monjas 
en los ojos de las vacas
en los corazones tallados en los árboles que lloran fechas
y promesas 
en los barriletes de cola como trenzas 
en las pelotas que no bajan nunca 
en las carteleras con dibujos de una escuela 
en los toboganes de las plazas 
en una procesión de hormigas cuando parecen veleros con 
hojitas verdes sobre sus cabezas 
en un sacacorchos 
en un trompo
en una chimenea
en las puertas de los baños públicos aunque se anuncie un
sexo de violencia 
en las calesitas con música de Abba 
en septiembre 
en Marruecos 
en la niebla 
en un Monte de Venus 
en los trapecistas 
en las gaviotas que parecen colgadas de un techo y penden de hilos invisibles 
en un muerto en la calle 
en los plumeros raídos buscando aves en los estantes o en el
polvo que flota en el aire 
en los peinados que lucen los pinceles usados 
en los pinceles que usan ciertos peinados
en las barbas del choclo 
en los muñecos rotos con la mueca de alguien 
en los girasoles saludadores con manos de alumno de jardín de
infantes 
en cualquier acantilado con boleto de ida 
en cualquier sobremesa cualquier noche cualquier día.
 
Siento cabeza en un beso.

Siento cabeza en la luna.

30 comentarios:

Gingerale dijo...

¡Sentás cabeza en la luna!
Ojo con el sacacorchos.
Felicitaciones

Yo y mis otros yo dijo...

Sentado en una silla mirando la luna....las musas llegan a culaquier hora del día, en cada detalle que ofrece esta vida.....y está:
en septiembre
en Marruecos
en la niebla
en un Monte de Venus
en los trapecistas ....

siendo raza verde buscando saber
¿Cuándo sentarás cabeza?....


y yo siempre queriendo saber más al venirte a buscar....

abrazos grandes..sonrisas muchas

hasta la sonrisa!!!

Evan dijo...

Me gusto lo de siento cabeza en un beso...

:)

Un besito Max!

Paloma Zubieta López dijo...

Después de tanto sentar cabeza ya no sé si debo hablarte de usted. ¡Carcajada! Me voy sintiendo muchas cosas, no sólo en la cabeza sino en el corazón, un beso grande.

Giovanni-Collazos dijo...

Un poema genial... siempre que te leo quedo satisfecho, sorprendido.

Un abrazo.

Gio.

Analía dijo...

Leo en alto tu poema.
Y es la primera vez que "sentar cabeza" se me aparece como una expresión hermosa.
Asociaba la imagen a "ponerse serio" a "madurar aburridamente". Tu "sentar cabeza" es de ojos en el alma, desde miradas microscópicas a miradas panorámicas, pasas por mil lugares en donde sentar cabeza tiene mucho más que ver con creer en sueños que con "ponerse serio".
Y me encantó.
Elijo una, que me sugiere alguna idea para escribir desde ahí,la tomo prestada. Es esta:
"en el fragor de unas prendas colgadas a secar chorreando asuntos
y presencias"
si sale algo, te lo comparto luego.

Abrazo!

ade dijo...

- Sentar cabeza en la luna, contame como se hace, quiero sentar cabeza en mi luna roja, amo tanto a mi luna roja, pero aveces no la encuentro, contame....Ade

Abril Lech dijo...

Y yo me sumo! Siento cabeza en un beso. Antes que en otro sitio!

Gabiprog dijo...

Los que nos murmuran tienen una vision más gris de sentar cabeza, un significado más oscuro y ordenado.
Pero me quedaré con las acepciones de por aquí!!!

:)

Un abrazo.

Mar dijo...

Me siento como en el
«Itinerarios » de Molina, (vaya gusto para perderse en la lectura).

Me gusta perderme en eso que llamamos "realidad" transfigurada.
Sentando cabeza en las nubes, en los unicornios, en cualquier pie que no haga pie.

Me gusta tu lista que enumera como manantial de voces de Vía Láctea.
Y la luna, claro.
Siempre la luna.

[la que se tiende a esperar al sol

Besos de panaderos haciendo malabares con la brisa

amigoplantas dijo...

El señor Murphy es realmente un genio,ha sabido hacerse de oro vendiendo a los demás precisamente su pesimismo, y eso tiene mucho mérito

Por cierto, se ha analizado y no es verdad que la tostada caiga siempre del lado de la mantequilla con mermelada

hawwah dijo...

yo siento cabeza en tus versos, que parecen hechos de nubes...

:)

nati dijo...

El universo en cada una de estas infinitas líneas.

((Cioran el pirata)) dijo...

Siento cabeza….
desde el momento en el que dejaste de importarme
De todas formas mis venas aun arden
Siento cabeza…
Desde el momento en el que el día y la noche fueron igual
Siento cabeza…
Desde el momento en el que deje la vergüenza a un lado
Las evidencias no se pueden ocultar..
Será por eso de que no se disimular…
Siento cabeza…
Desde el momento que las cosas que solían importarme
Dejaron de hacerlo.

Marcela dijo...

Un poema precioso.
Las enumeraciones, tan hermosas como esta, son mi debilidad.
Me gustó muchísimo.
Un beso grande.

Naty Laini dijo...

hermoso poema
muy oliveriano eso de hacer común lugares que no lo son

en la renguera de un perro diciendo Sí con la cabeza y
No con la cadera

y

en cualquier acantilado con boleto de ida

me gusta eso de explorar lo que a simple vista es huella de lo inexplorado


abrazo de gol

carpe diem

Eiti Leda dijo...

Me he enamore de ese poema! es tan detallista... destaca mucha d elas cosas que pasamos por alto. Bellísimo! Un beso

Maria Coca dijo...

Al leerte siento que siento cabeza contigo. Y allí donde la posas, me poso a tu lado.

Vuelvo a aplaudirte, por tanta magia.

Besosss

Darilea dijo...

Siento cabeza, en cada una de tus palabras.
:) Besitos.

DIANA-CHAN dijo...

n_________n

que bonitooo
eso me recuerda a mi testimonio del tiempo que he perdido .

que bien se lee por estos rumbos
saludos desde el norte de un pais del tercer mundo que colinda con lo peor , jajjaja
n_n

•Laura Avellaneda• dijo...

¡Qué cantidad de lugares para sentar cabeza!

Yo estaba por decir que yo no siento cabeza nunca... que la mía no está sentada, sino rodando por quiénsabedonde.

Pero cualquiera de estos lugares es mucho más interesante que quiensabedonde, entonces elijo algunos y elijo sentar mi cabeza (en los pechos de las monjas no, por favor).

gracierrecart.i dijo...

Quién sabe por qué, pero este infinito despliegue (porque podemos seguirlo hasta.....) de "siento cabeza", me pareció bello, plástico,con el condimento preciso de magia y realidad enlazados, pero insisto, quién sabe por qué, mi mirada devino melancólica y se está fugándoseme! Me apuro a escribir ants de qu me abandone...es que hay tanto sol hoy, que duele un poco.
Abrazo y bravísimo.
Gitanita

gracierrecart.i dijo...

Per favore, saquemos el "se" de "se está fugándoseme"...te dije, mi mirada esta fugándoseme.
Gitanita por la vuelta.

Máximo Ballester dijo...

Gingerale: Los sacacorchos son de dar muchas vueltas. El problema son los corchos, que a veces se destapan con alguna bromita en un ojo. Gracias.

Yo y mis...: Voy a sentar cabeza el día en que el mundo sera otro. Es decir... Hasta la sonrisa siempre! Un beso y gracias.

Evan: Entonces te mando un beso. Gracias!

Paloma: De corazón a corazón te mando un beso igual de grande. Pero sin "usted". Gracias.

Gio: Gracias, Gio. Un placer, amigo. Te mando un abrazo.

Analía: Es verdad: sentar cabeza es siempre antipático, cuanto menos. Espero que escribas esa idea y me lo digas. Me encanta. Gracias y un abrazo.

Máximo Ballester dijo...

Ade: ¿Como se hace? Es fácil. Se coloca la luna sobre una almohada y apoyamos la nuca en ella. Todo lo que sigue es soñar, después partir y al fin andar sin pensamiento, perfume de naranjo en flor... Besooo. Y gracias.

Abril: Nooo, pero no se vaya así sin decirme en qué otro sitio sienta cabeza. Beso pa'usté, y gracias.

Gabiprog: Algunos de esos que nos murmuran y nos piensan tienden a cosificar, a simplificarlo (mal) todo. Un abrazo y gracias.

Mar: Sí, con estas notas me he puesto a releer bastante a unos cuantos poetas. La luna no podía faltar. Sobre todo siendo uno de aquellos al que alguna vez le dijeron: "usted tiene la cabeza en la luna". Besooo. Y gracias.

amigoplantas: ¿López Murphy come tostadas con mantequilla y mermelada? Yo pensé que se alimentaba con alimento balanceado para perros.

Hawwah: Qué hermoso es eso que me decís. Guauuu!!! Gracias! Beso.

Máximo Ballester dijo...

Nati: Gracias, Nati. Pronto te visito. Bienvenida!

Cioran el pirata: Gracias por tu escrito. Bienvenido. Te visito pronto.

Marcela: Me alegro mucho que te guste. Un beso para vos y gracias.

Naty Laini: Hay que explorar siempre lo dado, lo fijado, lo hecho y dicho. Qué lindo abrazo de gol. Va otro de tiempo suplementario. Gracias.

Eiti leda: Muchas gracias y bienvenida! Me alegro mucho de que te guste. Pronto te visito. Un beso.

María coca: Gracias por acompañarme en este sentar cabeza.
Magia tienen tus escritos. Un beso.

Máximo Ballester dijo...

Darilea: Gracias, amiga. Besos para vos.

Diana-chan: Sé de ese lugar en donde estás por una gran amiga. Gracias por tu visita y bienvenida.Un abrazo.

Laura: Y, hay una variedad interesante, convengamos. ¿Nadie quiere los pechos de las monjas? Ja Ja! Gelman tiene un poema muy bueno sobre esto. Gracias.

Gracie: No se fugue: !vuelvaaa!!!
Gracias por tus buenas palabras, amiga. Un beso.

huggh dijo...

es un texto lleno de felicidad y de felices enumeraciones... un texto que te conduce con su cadencia hacia el final... para volver a empezar... felicito amigo poeta, h

Clarice Baricco dijo...

Hoy me levanté pensando en lo absurdo que es a veces el ser humano.
Y leerte me hizo reflexionar más.
Quiero sentar cabeza en un beso para que todo se me olvide y vuelva a renacer.

Un besote.

jose fá dijo...

sentar cabeza es otra manera de posar el cerebro...? jajaja

debería leer en orden?

no creo, esto es el mundo de sombras circulares buscando que alguien los cosa a cuerpos (Peter Pan)para hacerlos también girar

un beso ordenadito como con la cabeza bien sentada