lunes, mayo 30, 2011

invierno

a sobrellevar el insomnio
amor
las horas heladas no podrán con
tu voz
mi tos te mantendrá despierta
saldré al jardín y traeré
laurel
esperaremos junto al horno
destaparé una cerveza
serviré dos vasos
taparé mal la botella como es mi
costumbre
y cuando la tapita salte por el aire
diré que todo es amor
como el frío
esa carne que se dora
el insomnio
tantas cosas como
planchar
y mi camisa sudada abrazada al
perchero
y el laurel que llena de guirnaldas
la cocina

21 comentarios:

Marcela dijo...

Hola Máximo,
me pareció un poema muy dulce, romántico, pero distinto a tu estilo. ¿Se viene otra etapa de Máximo?
Besitos

elisa...lichazul dijo...

que ternura, bucólico y romántico
Felicitaciones MAX
que ganas de sentarse cerca al fogón

besos y buena semana

fgiucich dijo...

Un poema de amor que se desliza, casi imperceptiblemente, por la vida cotidiana. Tal vez un nuevo estilo, pero siempre con tu calidad acostumbrada. Abrazos.

Oréadas dijo...

Y esos momentos que llenos de dulzura son Máximo :) Un beso

Paloma Zubieta López dijo...

¡Albricias, has vuelto! Y es que se te extraña, mucho. Porque vas recogiendo el mundo en detalles, en las pequeñas cosas... bellísimo el insomnio, un beso, Máximo.

**VaNe** dijo...

Se que ya he leído este poema por otros medios internéticos... y obvio que me encantó. Pero ahora al leer aquí, lo siento distinto, como más amplio... ¿es que tuvo modificaciones? ¿O será sólo la subjetividad del momento? Como sea, es siempre genial, siempre poesía, siempre Máximo, Gigante! Besos!

Eugenia Cristina dijo...

Familiar, tierno, acogedor en lo frío del invierno.

Un cariñoso saludo.

Gingerale dijo...

estas cosas que produce tu cabecita Máximo, que hermosas que son.
En el trabajo, al pie de la escalera. Tu poesía sobre la escalera martillada por tacones.

Gingerale dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Niezhdanova dijo...

Mucho gusto volver a abrir tu página y comprobar que sigues con el ardua y heroica labor de poeta. Esperando leer más de ti, un abrazo hermano.

Abril Lech dijo...

Gracias por el llamado, y por estas letras, lo cotidiano volviéndose casi sagrado. Un beso Max. Por acá todo bien.

María del Carmen dijo...

Un poema muy romántico y con tintes a puro sentir.

Muy bien redactado a los ojos del buen gusto literario.

Hacía mucho que no te visitaba, hoy lo hice.


Y soy oriunda del sitio de tu apellido.

Y te dejo:

Vengo de lejana tierra austral,
Buenos Aires es mi tierra,
Tierra mía de mi gran querer
Que al ritmo del dos por cuatro
Conforman quebradas y andares
De un utópico existir
En el cuál siembro mis huellas
En sincera amistad
Dejando paz por doquier,
Hoy vengo a dejar mi saludo
Como humilde ramillete
De aterciopeladas violetas
Junto a distinguida invitación:
Pasa por mis blogs
Y retira los premios y otros
Entregados con gran cariño
En cada uno de ellos
A puro sentir de mi corazón.
Allí te espero con cataratas
De premiosy detalles
Para que siempre
Recuerdes que en
estos lares hay alguien
Que en ti piensa!

Abrazos
Marita
Ir a:
www.panconsusurros.blogspot.com

Y de ahí de paseo para retirar tus obsequios… ya disfrutarlos!
************************

inma dijo...

Máximo, me encanta este poema, porque ya habrás notado que amor y cocina juntos son mi debilidad.
Casi siempre el laurel me ha llegado por una vecina o cogido directamente de algún árbol espontáneo y amigo, pero esta vez lo he comprado en el mercadillo, un buen ramo que se metió por mis ojos, amor a primera vista.
¿Me permites que acomode tus dos últimos versos -preciosos- en mi sótano particular?
Un beso

Maria Coca dijo...

Un poema con mucho corazón. Detallista y distinto a lo que nos sueles ofrecer. Me gusta.

Un abrazo.

Máximo Ballester dijo...

Marcela: Si se viene otra etapa, aplaudo, me está costando bastante escribir algo. Gracias. Besos.

Elisa: Muchas gracias, amiga. Besos para vos.

Fernando: Es así como lo leíste, tal cual. Gracias. Un abrazo.

Oréadas: Siii, íntimos y dulces, claro que sí, Charo. Gracias. Un beso.

Paloma: Vuelvo y me voy y vuelvo de nuevo. No actualizo tanto. Muchas gracias, Palomita. Un beso.

Máximo Ballester dijo...

Vane: Es el mismo que subí a Facebook. Gracias por tus buenas palabras. Un beso.

Eugenia: Así es. Gracias por pasar, por leerme y decir. Besos.

Gingerale: Ah, ¿te acordás? Ja, muchas gracias. Y por todos los comentarios. Besos.

Niezhdanova: Qué lindo verte por aquí de nuevo. Muchas gracias. Un abrazo.

Máximo Ballester dijo...

Abril: "Lo cotidiano se vuelve mágico...", cantaba la Negra. (Me alegro y espero siga bien) Un beso. Gracias.

María: Muchas gracias por el regalo. Sí, sé que sos de Ballester. Que estés muy bien. Un abrazo.

Inma: Sí, subilo a tu blog, cómo no, muchas gracias. Un beso.

María Coca: Muchas gracias, sí es distinto. Besos.

indigo dijo...

Precioso, vuelvo a leerlo y me encanta.
Un beso, gracias.

Anónimo dijo...

Qué delicia este poema
Un abrazo
Betty Badaui

Niezhdanova dijo...

Evocación y nostalgia es lo que me provocan tus palabras. Magistral amigo, no dejes de alimentarnos con tu esencia.

Niezhdanova dijo...

Belleza, sólo belleza.

gracias