viernes, marzo 25, 2011

Hoy

Yo me pregunto y escarbo, y paso la tarde
entre voces. ¿Andás, Patricia, por ahí?
¿Vos, Camilo, te estás acordando de tus
compañeros muertos?
¿Y las dos veces que allanaron la casa
a pesar de que papá era milico?
¿Y cuando papá dijo que escarbaría cielo
y tierra hasta encontrar a Nora?
Recuerdo cuando se cumplieron 20 años
y tocaron los Cadillacs y otros en la plaza
y yo le di un poemario a Hebe y hablé
con Schoklender. Cuando nos abrazamos
con Patricia a llorar en silencio
y una chica que andaba sola se nos acercó,
y pegadita a nosotros se puso a llorar también.
¿Cómo fue posible tanta bestia en esta tierra?
Tanto dolor no puede caber en el mundo.
A mí, que fui de la generación posterior,
enterarme de los desaparecidos
me marcó para siempre. Ya no se podía ser
el mismo. Ya no. Hoy que paso la tarde
entre voces, y cuando se cumplen cuatro años
de la muerte de Patricia –porque la loca
eligió esta fecha para que la memoria
sea una sola– lloro en silencio como aquella
vez en la plaza. Lloro solo, abrazado al dolor
de tantos. Y recuerdo.

Patricia y Camilo


Patricia










13 comentarios:

Analía dijo...

te ABRAZO.

elisa...lichazul dijo...

que belleza
me dejas sin palabras
Felicitaciones Max!!

cuantos han pasado instantes así, cuando papá era milico y lo que tuvo que pasar y obedecer y acatar y aprovechar y elejir y revolver y resolver

un abrazo regrande amigo querido

Paloma Zubieta López dijo...

Cómo hacen mella los tiempos interiores detenidos. Abrazo apretado y muchos besos voladores, Máximo.

fgiucich dijo...

El dolor que no se olvida y refuerza año tras año, el recuerdo de aquellos que ya no están. Abrazos.

Clarice Baricco dijo...

Yo quiero un hermano así, pero me acuerdo que es el papi de Movie.
Hermoso poema amigo. Como todo lo que tú escribes.
Abrazos fuertes.
G

Maria Coca dijo...

Cuánto dolor...

Un abrazo enorme.

El Navegante dijo...

Máximo, me adhiero plenamente a los sentiudos y elogiosos comentarios de tu espléndida (aún tan cruda) entrega.
Plena de realidades irrefutables.
Vaya mi mejor sentimiento, en la memoria de Patricia, que se ve aún viva en esas hermosas imágenes de alguna vez.

Oréadas dijo...

Duro poema, de esos que salen de las entrañas.
Un beso Máximo

Lourdes Natalia Zacarías dijo...

La poesia sabe decir lo que nos duele. Un abrazo Maximo.

DULCE dijo...

Hola Maximo!
Transcribo el comentario que te deje en FB
No lloras solo, tod@s los que vivimos aquel infierno lloramos contigo.
Por Patricia !
Por tantos !
Un recuerdo en silencio, un duro y estruendoso silencio....
Un abrazo!
Dulce

Máximo Ballester dijo...

Gracias a todos por cada comentario, por sus buenas palabras y su compañía.
Besos y abrazos.

Anónimo dijo...

Hermoso, sentido, no hay cuero curtido para esto!.
Un abrazo amigo

Lily Chavez

Anónimo dijo...

Estamos todos llorando a lágrima loca, a puño cerrado.
Magnífico poema, amigo.

Un abrazo,

Alicia Márquez