domingo, septiembre 05, 2010

piedra al mar

hay que arrojar de vez en cuando
una piedra al mar
con la esperanza de que no llegue
a tocar las olas
de que no llegue a caer nunca
una piedrita de nada y muy a mano
de esas que andan sin dueño
sin responsables
y creer que al arrojarla
se pueda incorporar a una nube
a un arco iris
o que pase un terodáctilo de pronto
a ras del mar
y se la coma al vuelo
o provocarle un chichón a un ángel
y ante el mínimo gesto de reproche
salir caminando silbando

21 comentarios:

fgiucich dijo...

Piedras que llevan el contorno de nuestras penas o alegrías. Abrazos.

Furtiva dijo...

Tengo sentimientos encontrados de ver este poema en el blog y en fb... Pero a la piedra y la osadía, las amo...

Besos.

elisa...lichazul dijo...

un terodáctilo a ras del agua
eso sí sería increíble
auqnue claro la evolución dice que las aves todas son dinosaurios mutados

en fin a esperar que esa piedra sea leve

aunque me gusta lanzar piedritas y que hagan saltitos en los charcos grandes:)

besitos de luz
FELIZ CUMPLEVIDA!!!
un abrazo grande pa'ti

Verónica Ruscio dijo...

Interesante: tomar algo trivial como una piedra y hacer con ella lo inesperado.

Me ha sorprendido y gustado el poema.

Saludos.

Oréadas dijo...

Apreciado Máximo, hay que aprender a tirar piedras al mar y con ello sentirse liberado de los estragos del alma.
Un beso Máximo, hoy con otras vestiduras pero siempre con la máxima admiración hacía tus versos.

Maria Coca dijo...

Qué bueno! Sabes que yo tengo esa costumbre? Pienso que arrojar una piedra al mar me libera de lo malo... no sé. Tal vez sea como tú dices...

Besos, poeta.

Marcela dijo...

Nunca hay que ignorar el poder de una piedrita.
Beso.

DULCE dijo...

Hola Maximo!

Felizzzzzzz cumpleeeee!!!

Cada fin de año hago este ritual.

Tiro piedritas al mar con la esperanza de que se lleve todo lo malo del año que pasò.

Te sigo y te dejo besos especiales de cumpleaños

Dulce

Steki dijo...

FEliz cumple por acá también! Jaja.
Si me encuentro con un terodáctilo salgo corriendo. Me encantó tu poema. Pero te cuento un secreto? Me hizo acordar a un chiste del "monstruo verde que come piedras en el centro de la tierra". No me preguntes cómo era el chiste porque no me lo acuerdo. Siempre estropeo los chistes, jaja.
Guardame un poco de torta para cuando salga de trabajar, che.
Besotes muchos en este feliz día!

Gabiprog dijo...

A veces es bueno imaginarse dueño del destino, aunque sea el destino de una piedra.

Eugenia Cristina dijo...

Me sorprende la progresión, de lo natural del comienzo, llega a una fantasía como encontrar un pterodáctilo, ¡cómo quisiera! y acaba algo trasgresor al hacerle un chichón a un ángel y hacerse el desentendido. ¡Genial!

Un cariñoso saludo.

jorge castagna dijo...

siempre tan sorprendente y original...

**VaNe** dijo...

Yo conozco a un Gigante que hace esas cosas. Y encima los ángeles me han contado que con él no se ofenden por más chichón que provoque...
gracias a la vida por eso!
Abrazo inmenso!

Blanca Correa dijo...

Hermoso, bello poema.
Blanca Correa

Te invito a pasear tu mirada por mi blog

www.amanecelapalabra.blogspot.com

DE-PROPOSITO dijo...

hay que arrojar
---------
Quantas vezes não arrojamos os nossos sonhos! E eles vão, a concretização nunca chegará.
--------
Felicidades.
Manuel

Máximo Ballester dijo...

Fernando: Sii, y el sello de nuestras alma de juego y vida, amigo querido. Gracias. Un abrazo.

Furtiva: Pero sentimientos encontrados sobre estos medios, espero no sea para tanto. Digamos no algo negativo. Gracias por ese amor a las piedras y a la osadía. Y por tu sensibilidad. Besos.

Elisa: Y te imaginás si las piedras mutaran después de lanzadas... ja, es mucho... Gracias amiga. Un beso y un abrazo.

Verónica: Muchas gracias, Verónica. Me alegro mucho. Besos.

Oréadas: Estos en deuda con vos, amiga, ya voy a ir a verte a tu nuevo sitio, no me olvido. Gracias. Chin chin por nuestra amistad. Un beso grande.

Máximo Ballester dijo...

María Coca: Está muy bueno pensar en que pueda ser liberador. Acaso cualquier juego sano lo sea, querida amiga. Gracias. Besos.

Marcela: Ni subestimar sus alcances. Gracias, Marce. Besos.

Dulce: ¡Muchas gracias! Que viva ese ritual siempre. Va un abrazo. Felicidad para vos también.

Steki: ¡gracias! Ah nooo, aprendete bien el chiste que quiero saberlo. Besotes para vos y que toda tu familia esté muy bien.

Gabiprog: Ajá, sí, sí, como contrapartida a este manojo de posibilidades o de azares. Gracias. Un abrazo.

Máximo Ballester dijo...

Eugenia: Me encanta que te haya sorprendido, amiga. Qué lindo verte por acá. Muchas gracias. Un abrazo con los mejores deseos para vos y tu familia.

Jorge: Y usted siempre tan generoso, amigo. ¡Gracias! Un abrazo.

Vane: Ja ja, lo que pasa es que usted tiene a los ángeles de su lado y como saben que usted es mi amiga me permiten todo. Gracias a vos, princesa, por tu generosidad y vida. Besos.

Blanca: Gracias, Blanca. Ya voy a pasar. Un saludo.

DE-propósito: Muchas gracias, Manuel. Te visitaré pronto. Un abrazo.

Romina E. dijo...

wow! cuanta creatividad! Bellisimo, divertido, asombroso....
Genial!
Beso grande!

Paloma Zubieta López dijo...

Hermosa piedra al mar has arrojado, Máximo... yo me quedo observando las ondas desde la barca como hipnotizada. Enhorabuena por el cambio de aires, te sienta bien la lluvia. Un besote grande y con saudades.

Gingerale dijo...

esa cabecita tuya Máximo. !!!!!!!