domingo, agosto 29, 2010

Versos del triste

.
Este es el nacimiento de un verso.
Y he aquí su sepultura.
¿Alguien ha dejado la vida
en un poema?
¿En dos versos, alguien?
Hoy escribo como si tuviera las manos
en otra parte.
¿Quién se ha bebido mi sed?
Parto de mí, no hago otra cosa.
Pero partir de mí son estos barcos encallados.
Escribir esta noche es partir (alguien lo dijo).
Escribir esta noche es manotear a ciegas,
querer zurcirme a las cosas,
permanecer en el mundo.
Los barcos yacen de espaldas a la luna, mudos.
De todos estos barcos muertos soy el ancla.

19 comentarios:

Meri Pas Blanquer dijo...

Bueno y triste poema.

fgiucich dijo...

Versos que nacen y mueren al correr de la vida. Muy bueno!!! Abrazos.

Bea dijo...

Ayy!! Bellísimo. Me encantó!
Abrazo

இலை Bohemia இலை dijo...

Me enamoré de estos versos:


Los barcos yacen de espaldas a la luna, mudos.
De todos estos barcos muertos soy el ancla.

Ese final, es el broche ideal del triste poema...

Lourdes Natalia Zacarías dijo...

"...querer zurcirme a las cosas"
Que bello. Bello, belloooo!!!
Saludos Max!

Paloma Zubieta López dijo...

Vivir, morir, partir, encallarse... la noche trae ecos de tristezas, el aire las calla; yo estoy de espaldas tratando de verte en el horizonte... ¡bellísimo, Máximo!

Marina dijo...

Hola, esa tristeza me llego, ¿alguien ha dejado la vida en un poema?, ¿en dos versos?.

Creo que hasta en menos, a veces con sólo tener una palabra en mente ya dejas la vida, si la escribes, vuelves a dejar la vida y cada vez que la lees vuelves a morir,

mucha alma en estas letras, muchas metaforas preciosas y aunque hables de morir, aqui hay vida.
Un saludo.

Furtiva dijo...

Ancla que se deja la sangre en el papel, tinta de sueño sin sed, el tú mismo que sueña que es otro, en el frágil momento de la desesperación.

Un beso enorme, alma de plata.

Maria Coca dijo...

Nunca dejas de impresionarme. Escribes directamente en mi corazón y cada vez que te leo, palpito con más fuerza.

Un beso, amigo poeta.

**VaNe** dijo...

Hace unos días leí por algún lado que los barcos quedan muy bonitos amarrados en el puerto, pero no fue para eso que nacieron... (la frase decìa asì o algo muy parecido)
Si la tristeza le hace parir versos, abràcela, pero por un ratito no màs...
No se me ponga triste, ya casi llega la primavera :)
Abrazo y beso, gigantes!
Giganteeeeee!

**VaNe** dijo...

Hace unos días leí por algún lado que los barcos quedan muy bonitos amarrados en el puerto, pero no fue para eso que nacieron... (la frase decìa asì o algo muy parecido)
Si la tristeza le hace parir versos, abràcela, pero por un ratito no màs...
No se me ponga triste, ya casi llega la primavera :)
Abrazo y beso, gigantes!
Giganteeeeee!

Abril Lech dijo...

Yo he dejado la vida Max. En varios versos. Y la muy maldita ha regresado de todos modos. No hay derecho. Así nadie morirá de amor. Y lo he intentado!

Máximo Ballester dijo...

Meri: Gracias. Bienvenida. Te visito pronto. Saludos.

Fernando: Morir y nacer, ciclos, querido amigo. ¡gracias! Un abrazo.

Bea: ¡Me alegro mucho, Bea! Gracias. Un abrazo.

Bohemia: Sí, yo también lo creo, amiga. Encontré esos dos últimos versos así como de la nada. Muchas gracias.

Natu: Gracias bella amiga y compañera. Un abrazo.

Máximo Ballester dijo...

Paloma: Qué lindooo, lo que me escribís. ¡Gracias! Un beso grande que parte para allá.

Marina: Muchas gracias, Marina. Comparto todo lo que decís. Muy lúcida. Un abrazo.

Furtiva: Ja, alma de plata... Gracias. Usted tiene una magia inagotable. Un beso también enorme.


María Coca: Qué hermosooo... ¡gracias! Un placer intercambiar con vos. Un beso grande.

Vane: Y claro, buenísima la frase, amiga. Es así. Con la tristeza hay que moldear y con un poco de suerte echar luces. Gracias. Un beso gigante.

Abril: ¡Casi me caigo! Por fin apareció y con todo... La extrañaba a mares, a barcos. La tristeza no se va del todo, anda siempre dando vueltas como un ave negra. Pero es nuestra ave negra, ja. Gracias. Besos grandes y alegres.

Daniel Martínez dijo...

excelentes textos máximo

la poesia
se palpa en sus palabras
origamis, pajaritas del alma
que dejan sus latidos
en el aire
buscando cielo/belleza

una celebración
un ritual es leerlo
andar entre sus versos
que siempre dejan
camino a las ganas
para el proximo encuentro
que sugiere su mundo
de fragilidades esperanzadora

que sea así
siempre abrazador
de asombros

...y que se yo que me pongo cursiii
espero que le guste

mire que exprimi a mis pobres musas para estar a la altura de sus postales del alma
abrazo daniel martinez

josé dijo...

grande máximo, celebro este día en que pude desprenderme un poco de la rutina para darme un momento de vuelo entre tus delicias escritas. Siempre estoy en deuda contigo por el libro de tu gentileza, un abrazo, José

Máximo Ballester dijo...

Daniel: Como si hiciera falta en esta reciprocidad en que andamos con nuestros poemas y amistad. Basta con que escribas y que te leamos. Que estés ahí con tu generosidad y compañía. Siempre vas a estar a la altura. Por poesía y por afecto, amigo.
Muchas gracias. Un abrazo enorme.

José: Qué bueno saber de vos. Ninguna deuda, amigo. Soy yo el se que alegra de que mi libro esté en tus manos. Un abrazo y muchas gracias.

Romina E. dijo...

Muy bueno... en algun punto me recordas a Javier Villafañe por la capacidad de jugar con las palabras e ideas diciendo tanto en tan poco...

indigo dijo...

Mi barco duerme mirando la luna.