lunes, julio 05, 2010

Salpicón de ave

En mi sueño

un ave se quitaba una pluma

y escribía sobre una piedra

un poema del tamaño de un anillo.

.

Yo lo leía con tanto gusto

que me desperté feliz,

danzando por dentro la música

de aquellos versos.

.

No recuerdo una sola palabra.

Ni cuál era esa letra vivaz del principio,

escurridiza en las grietas

y envuelta en su malla de baile.


13 comentarios:

Analía dijo...

Ayyy, ahora sí!!!
me volvió el alma al cuerpo!!
Y lo leí con TANTO GUSTO QUE ME "DESPERTÉ" FELIZ!!!

Abrazo del tamaño de un anillo...
(de un anillo de Saturno podría ser)

aminuscula dijo...

Este es bueno. Ponlo aparte, junto con los otros.

Te diría más pero temo que si escribo demasiado largo (y lo que diría es largo) me taches de pesada.

Un beso. Uno.

elisa...lichazul dijo...

que cierto!!!

si no lo plasmaste en el momento el canto del pájaro se vuela con él
me ha pasado muchas veces
pero ahora dejo un cuaderno y un lápiz en el velador para que cuando me cante este ruiseñor de los sueños quede una huella ...

besitos de luz

Maria Coca dijo...

Lo bueno de los sueños es que nos hacen soñar que son realidad.

Precioso.

Besos, poeta.

Szarlotka dijo...

A veces, cuando uno va a un concierto, la ejecución es tan sublime que uno siente que si aplaude algo se va a romper.

Algo así me pasó con tu poema. Agregar un comentario siento que empaña semejante belleza. Pero algo tenía que decir : )

Lourdes Natalia Zacarías dijo...

Que bueno este salpicónnnnnn!!! :D

Darilea dijo...

Efimeros vuelos Máximo... hay que retener en las púpilas, en el tacto, el pequeño vuelo de esas palabras que viejan sin rumbo a la espera de ser recogidas por las manos de un ángel.
Manos como las tuyas.
:-) Un beso.

Paloma Zubieta López dijo...

Máximo queridísimo: ¡ahora entiendo por qué estoy desplumada! *carcajada, lo siento, no pude evitarlo*. Y es que me da MUCHO gusto estar aquí de nuevo. Ya me pondré al corriente... Me encanta el tamaño del poema. Yo no me despierto feliz sino que me voy a dormir con sonrisa de oreja a oreja, muchos besos de azahares repletos de lluvia.

Doña Florinda dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Máximo Ballester dijo...

Analía: "Me volvió el alma al cuerpo" Ja ja, pero qué exageradaaa... ¡Gracias! Abrazo saturnino.

aminuscula: Sentite libre de escribir lo que sientas. (Una minúscula nunca es pesada) Besos.

Elisa: Hacés muy bien en disponer de los elementos. Yo para eso soy terrible. Y después recuerdo algo que agendé en mi memoria pero pasan meses. Gracias. Besos.

María Coca: Es así, soñar, soñar, gracias, amiga. Besos.

Emilse: Guauuu... Eso es muuuchooo. ¡Gracias, amiga! Besos.

Máximo Ballester dijo...

Lourdes: Y convidé, ja ja. Gracias. Beso.

Darilea: Ayyy... Gracias, dos gracias. Hermoso. Un beso grande.

Paloma: Qué lindo que volviste. Me alegro mucho. Te mando dos besos. Gracias.

**VaNe** dijo...

Usté se está zarpando cada vez más, de poesía...
No hay límite de preciosura de sentires...
Imposible no releerlo y releerlo...
GRACIAS

Máximo Ballester dijo...

Vane: Ja ja, gracias, sos como dos amores. Besosos.