domingo, mayo 30, 2010

Otro

.
me vuelvo predecible
demasiado repetido
cansado de la misma voz
los mismos pantalones
ganas de ser otro
otra cosa
llamarme policarbonato
octaedro
mengano de tal
pertenecer a la familia
de las liliáceas
ser una aleación de níquel
y papel maché
o provenir de un incesto
ganas de salir en bolas en el noticiero
de arrojarme de una mosca
del noveno piso de unas tetas
de pintarme de mimo
bien cargado
acudir a la lluvia a borronearme
fumar un cigarrillo
de plátano hecho sopa
y que una muchacha
como salida de un espasmo
me pida fuego
un fuego

18 comentarios:

Analía dijo...

A veces pregunto, ¿cómo hacés Maximo?
¿Sos conciente vos de que hacés milagros con las palabras? (imagino tu respuesta: "No, soy lo suficientemente inconciente de eso")
No digo "talento de poeta", que traes en derroche. Digo ese algo más, que va cargado de imagenes y sentires, que nos hacen meternos y jugar, que nos hacen disfrutar.

Amo los domingos a la mañana, cuando vengo por acá a retirar mi porción del poema semanal; y me lo llevo, sabiendo que se regenera todo entero para los otros que van cayendo con igual intención.
Me encantó todo; especialmente el final; y la lluvia y ...un fuego.

Abrazo!!♥

Furtiva dijo...

Esa conciencia de ser lo que somos, de poder imaginar aunque no siempre ser otra cosa. A veces, vale la pena incendiarlo todo en un sueño y despertar con otro nombre, en otro mundo, sin poder reconocernos al espejo.

Amo este poema.

**VaNe** dijo...

tiene fuego?

fgiucich dijo...

Esos "otros" que llevamos en la mochila nos permiten caminar por el sendero de la imaginación. Abrazos.

Marcela dijo...

Bueno, yo creo que somos tantos, que contenemos a muchos otros dentro nuestro.
Y me gustaría pertenecer a la familia de las liláceas!
Genial, Máximo. Un poema genial.
Beso

Cuiz dijo...

No quiero perder tiempo en este comentario, prefiero usarlo para releer su escrito.

Clap Clap

Maria Coca dijo...

A veces todos tenemos ganas de ser otro. Cualquier otro, con tal de salir de uno mismo y verse desde fuera.

Un abrazo, poeta.

Jorge Ampuero dijo...

Certeros versos. Me quedo con los últimos:
"y que una muchacha
como salida de un espasmo
me pida fuego
un fuego"

Saludos...

Lola dijo...

"como salida de un espasmo"

Así
me
siento.

elisa...lichazul dijo...

ay Poeta para qué otro si dentro de vos habitan todas las voces , todos los cantos...

fuego al fuego
y la pluma al viento

besos Max
desde este frío chile

Carla dijo...

Me encantaron estos versos, son muy buenos.

Máximo Ballester dijo...

Analía: Imaginaste muy bien mi respuesta. Que suele estar acompañada de un "hago lo que puedo". Y ahora basta de hablar de mí, ja ja. Gracias por este hermoso comentario. Un abrazo y buen domingo.

Furtiva: Me dejaste con un "ufff" en la boca, al final. Me gusta lo que decís, sí. Gracias.

Vane: ¿Que si tengo qué?... Pero si usted ya no fuma.

Fernando: Bendita imaginación. Gracias. Un abrazo.

Marcela: Sí, muchos, tantas partes (por suerte) pero seguimos siendo el mismo. A lo mejor ya -al desearlo- ya pertenecés a la familia de las liliáceas, ¿por qué no? Gracias. ¡Muchas! Un beso.

Máximo Ballester dijo...

Cuiz: ¡Qué buen comentario! Me encanta. Gracias, amigo. Un abrazo.

María Coca: Así es, sí. Gracias, amiga. Un abrazo.

Jorge Ampuero: Gracias y bienvenido. Saludos.

Lola: uy, di en la tecla. Gracias.

Elisa: Ja ja, qué lindo. Gracias, amiga. Beso. Aquí también hace frío.

Carla: Me alegro mucho. Gracias. Un beso.

jose fá dijo...

híjole... como no fumo, nunca he fumado, creo que el fuego a pedirte, si muchacha fuera (huy, qué pena)... Máximo, tu poema es muy erótico, creí que era mi imaginación desbordada (jeje) pero no...

ouch! te beso

Máximo Ballester dijo...

Josefa: Ja ja, no lo es tanto, es tu imaginación -por suerte- desbordada, jA. Gracias. Beso.

Martín Espinosa dijo...

Muy bueno, es verdad lo que dicen más arriba de las imágenes, es una poesía muy visual.
Y es algo que a veces pasa (al menos a mi), querer escaparse un rato a la singularidad de otro.

paula varela dijo...

Hola Máximo,
me alegra haber llegado hasta acá... este poema me parece excelente.
me interesan mucho las reflexiones sobre ese "otro" que todos llevamos dentro.
en tu poema puntualmente me gustan las imágenes.
me gusta el ritmo.
me gusta el principio.
me gusta el final.
y sobre todo... lo que hay en medio.

un beso

Máximo Ballester dijo...

Martín: Gracias y bienvenido. Sí, de acuerdo con ese escape. Todo un tema. Un abrazo.

Paula: Gracias. Me alegro mucho. Te visito pronto por tu blog. Un beso.