sábado, octubre 04, 2008

Notas para un poema VII

Un hombre se corta las uñas. Se deshoja.
Acaso sea Voltaire. El despertar de Voltaire, de J. Huber, en la
tapa de El jardín de las dudas de Fernando Savater.
O quizá sea Oscar Wilde, quien pone una coma –o la quita- en su
escrito, y ese es todo el trabajo literario producido en el día.

Hoy llamaré a mi madre y le preguntaré por la receta del puchero.

Acaso la inteligencia de un escritor debería medirse por la cantidad
de libros publicados de los que se arrepiente.

Me concentro en un terreno que hay en una manzana cerca de aquí.
Tiene alrededor casas y edificios. El terreno está solo, bajo las
sombras de las construcciones. Empiezo a imaginar una casa de dos
plantas. Balcones. Ventanas. Puerta de madera. Necesito la
presencia de una escalera exterior con su descanso para ver las
personas que habitan la casa. Suben y bajan. Las hago entrar por un
balcón, salir por el techo. Cambian de ropa, de objetos que llevan,
y a veces de cara. Las hago desayunar en el descanso, telefonear
sobre una ventana, dormir en el felpudo de la entrada.
Cuando paso por esa calle repito siempre el ejercicio de imaginar
que hay en ese terreno vacío una casa, que habitan personas que no
existen.

Un hombre se cortaba las uñas de las manos en el umbral de una
casa que aún no estaba allí.

Ir sin manos a hurgar profundo en el hueco de las horas.

Cuando el amor se parece a Job.

Una vez vi un hombre en llamas en el hall de entrada de una casa.
Fue en San Fernando. Yo era chico. Pensé que era el Diablo. Pero
hoy creo que no lo era. Su cara colorada tenía una mueca de dolor
terrible. Era un llanto de lágrimas encendidas. Estaba sentado. De
perfil. Se retorcía entre mil llamas, desgarradoramente.
Cerré los ojos –pensé que era mi imaginación-, y al abrirlos,
el hombre ya no estaba.

Un hombre se deshoja: ojo por ojo, uña por uña, gota por gota,
hora por hora, pelo por pelo y se desnace en el viento.

Las uñas cortadas, que tanto sirven para comas como para trazar
el contorno de la luna.

22 comentarios:

Eclipse dijo...

O.O qué embobada con estas notas... conviértalas en un poema ya!
realmente me pareció uno muy bueno.

fgiucich dijo...

Saber anotar lo cotidiano de la vida, con tu calidad poética, convierten un terreno baldío en la casa de tus sueños. Abrazos.

Mar dijo...

"Ir sin manos a hurgar profundo en el hueco de las horas", me la llevo porque me sabe perfecta, porque fue Zen (tiro al blanco).

Hurgar en un lugar desnudo y habitarlo con la palabra.
Hacerlo latir, hacerlo sentir, dejarlo desfilar ante las pupilas.

Tus notas le trazan el contorno a la luna y ello me hace feliz.

Buen domingo poeta

huggh dijo...

... como si fuera errático, pero bien sabe ud. donde lleva el poema! saludos entrerrianos, h

Steki dijo...

Máximo:
Me encantó el ejercicio de imaginar lo que sucedería en la casa del terreno vacío.
Te seguí paso a paso con mi imaginación.
Me mató lo de la receta del puchero, jajaja!
Dejé un mensaje en mi blog, por si te pinta.
BACI, STEKI.

mia dijo...

Muy fuerte...

Y qué intenso y entrañable,

creo que no eres consciente

de lo super bien que lo haces

Me quedo impactada,

♥♥♥besos♥♥♥

Cyllan dijo...

Que relajantes resultan estas "mil y una notas para un poema". Quizá por cierto, si publicaras el libro de ellas podría titularse así. No haría falta el poema entonces. El poema ya son las notas. Son perfectas, no sólo apuntes.
Lo de imaginar la casa que original es. Me dan ganas de hacerlo también, aunque aquí en la ciudad casi no hay terrenos vacíos para eso.
Y lo del hombre en llamas, mmm, me pregunto si es un recuerdo verdadero.
Saludos.

titania dijo...

Corcheas en la partitura imaginaria de los hilos de los sueños.

Ay de la mirada del poeta.

Un beso Máximo.

Maria Coca dijo...

Esas uñas cortadas te sirven para ensamblar instantáneas que tienen mucho trasfondo.

Logras que siempre vuele hacia donde tu imaginación se posa.

Besos, amigo.

hawwah dijo...

hoy encuentro tus notas más dolorosas, máximo...pero igualmente hermosas...

abrazos:)

Memoriona dijo...

Yo siempre me imagino las vidas de la gente que habita las casas, es como una cosa rara.
Una vez fui a la tumba de Oscar Wilde, estaba llena de besos, eso fue en París.
También una vez fui a la tumba de Gardel y le di un cigarrillo, solo porque me caía bien.
Saludos!

Yo y mis otros yo dijo...

A veces parecen que entran en nosotros muchos fantasmas que nos invitan a soñarlos, a pensarlos.....pero otros dicen que escapan de nosotros mismos..los dejamos marcharse en rostros diferentes, entre horas y minutos....

que placer leerte...

gracias ....

abrazos muchos....sonrisas más...

hasta la sonrisa!!!

Oso conocido dijo...

"Hoy llamaré a mi madre y le preguntaré por la receta del puchero."
ay MAX!
me fui al carajo con esta frase que para mí es más que eso, es un poema inmenso!

y no te digo nada de:

"Cuando el amor se parece a Job."

sabes?
lo veo como la historia misma=sufrimiento, dolor y gloria!!!

Te dejo un abrazo...de OSO!
(conmovido)

Oso conocido dijo...

...y suena el saxo maravillosamente bien!!!

Oso conocido dijo...

puedo llevar tu link a mi espacio???

•Laura Avellaneda• dijo...

Leí el primer verso, y aunqué intenté seguir, no pude apartar de mi mente este pensamiento que apareció con las primeras palabras:

TENES QUE CONOCER A ESTA MUJER. Quizás te guste.

http://elsupliciodelalombriz.blogspot.com/

Rocío dijo...

Cómo me gustaría escribir así...

Un beso

Máximo Ballester dijo...

eclipse: Bienvenida. Gracias por pasar y me alegro de que te haya gustado.

fgiucich: Es muy lindo esto que me decís. Gracias y un abrazo.

mar: Qué más puedo pretender si algo escrito por mí te hace feliz. Tu vuelta ha sido algo grande. Gracias.

huggh: Gracias, Hugo, yo me pregunto a dónde me llevará el poema y hasta donde llegaré con estas notas. Un abrazo.

steki: Es un buen ejercicio. Imaginar ya lo es. Y todavía no hice ese puchero. Me lo debo. Gracias.

Máximo Ballester dijo...

mia: Nunca soy conciente de eso. A veces desconcierta un poco que lo que a unos les parece bueno, a otros no. Gracias. Un beso.

cyllan: Lo del hombre en llamas te lo respondí y es totalmente cierto. Gracias por todo lo que me decís aquí. Un abrazo.

titania: Ay si pudiera salvarme de eso. Gracias y un beso.

maria coca: Me encanta que vueles. Gracias. Un beso.

hawwah: Qué sería de nosotros sin el dolor, amiga. Gracias.

Máximo Ballester dijo...

memoriona: Que bueno que hayas estado ahí, en esas tumbas. Gracias.

Yo y mis otros yo: Muy de acuerdo con lo que me decís de los fantasmas. Sonrisas para vos y gracias.

oso: Llevate lo que quieras, amigo mío. Lo ves muy bien, oso querido. Un fuerte abrazo y gracias.

laura: te salvaste de seguir leyendo, ja ja. Voy a visitar ese lugar. Gracias.

rocío: No, creo que deberías aspirar a escribir mejor, mucho mejor que yo. Hay tantos... Un beso y gracias.

jose fá dijo...

Un poema de Efraín Huerta, de su libro Estampida de poemínimos:

Geometría elemental

Casi toda
La vida
Me la pasé
Deleitosamente
Encurvado
Ahora
Comienzo
A
Encorvarme.

El tono es, con mucho, otro. Pero un poco se habla de lo mismo.

Un beso

Máximo Ballester dijo...

jose fá: Gracias por el poema. Es muy bueno. Voy a buscar a ver que encuentro de él. Me interesa mucho. Un beso.