domingo, agosto 30, 2009

Nocturnos

.
La anciana vecina ha muerto. Se extraña el ruido de una silla, unos pasos que siempre se perdían en la voz del locutor de la radio. El sonido del teléfono a la misma hora. La voz entrecortada de la charla de dos o tres minutos. La ventana de su casa está cerrada. La única luz es la que entra por la calle. Detrás de las cortinas, me parece ver a la anciana en su silla, tejiendo una larga bufanda para el próximo invierno.


Al alba reír de no muerto. Reír como los pasillos, los zaguanes cuando los alumbra un juguete olvidado con toda la ausencia de niño derramada.

Descansa la camisa del hombre en los hombros de la silla. Alguien enciende una luz allá afuera e ilumina el cuarto. Los cuadros de la camisa vuelven a entrecruzarse.

Un puño contra la mesa y el vaso de vino se vuelca. Los papeles vencidos, los versos de Marechal, el poema de amor sin terminar. La tinta de los versos se une a la uva tinta del vino. La otra tinta, la de las venas, no ve luz por ahora.

La cama, su hendidura extendida donde descansa un muerto ausente.


Rezo y ritual del solitario que sale al jardín para contactarse con ese cielo de Bagdad cuya estrella principal quedará sola luego del último encargo. Después entrará en la casa y se echará de hombros en la cama. De nuevo, como cada noche, la estrella dormirá afuera.


Dormite, noche. La noche, la idea de la noche, anda despierta.

25 comentarios:

Bea dijo...

¡Ay! Es un texto bellísimo. Y la idea de la noche que anda despierta
¡excelente!
Saluditos

L.N.J. dijo...

Encantador, sin palabras.

Muy hermoso, saludos.

Mar dijo...

Preciosa esa risa al alba.
Brindo por tu derrame de versos bajo la luna.

Marcela dijo...

La noche que está ahí afuera, ahí nomás, al alcance de la mano mientras dormimos, es otra de las grandes inspiradoras.
Es imposible dejar de leerte. Tus poemas son hermosos.
Besos.

huggh dijo...

maravilloso... muy buen poema amigo... un saludo entrerriano,h

Paloma Zubieta López dijo...

La noche furtiva hace travesuras, trato de seguirle la pista pero se me escapa... Por hoy, me dejas una gran sonrisa y la sensación de que todavía quedan muchas noches por venir/vivir. Como los regalos pasan bajo la puerta, mando esta vez un beso estrellado y un silencio que abrace con la inmensidad oscura de tus letras nocturnas.

loca_poetisa dijo...

No andan tan extraviadas las musas como parecen... Me encantaron estas letras llenas de sugerente sentido.

Gracias.

heva dijo...

un escalofrío nocturno sube por mi espalda...puedo ver a la noche vagando despierta...

besos

Gingerale dijo...

y andan por ahí tus musas tomando apuntes. ¡viva!

Diana L. Caffaratti dijo...

Como siempre, Máximo, Mi admiración y aplauso.
Un poema de inspirada creación...(¿HAy alguno tuyo que no lo sea?)
Cariños.

Maria Coca dijo...

Un texto con alma, con luz y vino tinto de tinta viva.

Siempre me maravillas.

Besos

Darilea dijo...

En vidas con vida la muerte habita, de noche o de día.
Besitos Máximo de nuevo leyendo tus letras, estuve ausente pero ya ando por tu casa.
:-)

Pina dijo...

ay, Maximo, por la forma en que lo dices, hasta yo extraño a esa vecina.

te saludo.

Yo y mis otros yo dijo...

Tu relatas un poema... en los pies de la noche..en la mirada de la muerte...en el sentir de un alma nocturna alumbrada por sus musas... transportadas por tus manos...

miles de abrazos ..miles de sonrisas...

hasta la sonrisa!!! genial amigo

Abril Lech dijo...

me ha dado una inmensa tristeza, en la hermosura del escrito. los mellizos de abajo que hacían tanto ruido y me despertaban junto con la mamá los domingos por la mañana ya no están. Se han mudado y los extraño tanto!

**VaNe** dijo...

Sublime...

"...con toda la ausencia de niño derramada..."

"...dormite noche..."

Sublime...

Es un corto, es un video-arte, lo "ví", y es sublime...

Gracias

aminuscula dijo...

Triste, muy triste. Desde la vecina que ya no está, hasta la estrella que se queda durmiendo fuera, como tantos perros y tantos gatos. Si la noche es tan triste, prefiero dormirla y no enterarme.

Un beso, querido cronopio melancólico.

jose fá dijo...

Muy bello, Máximo. La gente se va y deja su hálito, las voces escondidas en los muebles viejos y en las paredes del recuerdo

Hay también quienes no se mueren pero se van desde antes y andan por allí, viviendo en una noche que no se duerme.

Me encantaría repetir: "Dormite, noche"... me conformo con decirle: duérmete, noche (si te fijas se oye más autoritario)
Hay un poema para niños -y que conozco dostres que lloran al oírlo:
"¡Ya duérmete rana!
- No tengo cama
¡Ya duérmete sapo!
- Con qué me tapo"

El sapo y la rana responden con voz acongojada y tristísmima...

Huy, un beso lacrimoso

canto y vida dijo...

En tu texto se siente una combinación de narrativa y lírica que seduce. Muy bueno el suspenso creado en tus líneas.

Abrazos.

Máximo Ballester dijo...

Bea: Gracias, Beatríz! Un abrazo.

L.N.J: Gracias por tu opiníón. Me alegro de que te guste. Saludos.

Mar: sí, pensé que te gustaría esta prosa y estos temas. Gracias. Un beso.

Marcela: Hermoso es lo que me decís: Gracias! Besos.

Hugo: Gracias, Hugo! Un abrazo de acá nomás.

Máximo Ballester dijo...

Paloma: Mis letras nocturnas quedaron desveladas con tanto afecto tuyo. Gracias, Paloma. Van besos de buen día para allá.

Loca poetisa: ¿por qué no "poeta"?
Gracias por pasar y por tu buen comentario. Saludos.

heva: Parece tu comentario el buen final de un poema, amiga. Anotalo que vale. Gracias! Besos.

Gingerale: Andan como locas. A veces se cuelgan. Como de una estrella. Gracias.

Diana: Ay, Diana, qué voy a hacer con tanto elogio. Bueno, sí, algo hice, ja ja y sale algo en el próximo libro. Ya sabés. Gracias!!! Besos.

Máximo Ballester dijo...

María Coca: Brindo con ese tinto por tu capacidad de maravillarte y por tus letras. Gracias! Un beso.

Darilea: Gracias. Ya voy a pasar a visitarte. Me alegro mucho por tu vuelta. Besos.

Pina: Ja Ja. Sos muy generosa, Pina. Gracias. Besos.

Yo y mis otros yo: Un poema continuo, nocturno y algo triste. Gracias por tus hermosas palabras, querida amiga. Besos.

Máximo Ballester dijo...

Abril: Uno termina extrañando hasta los ruidos molestos. Costumbre. Aquel cuento del hombre que golpeaba con un paraguas a otro. ¿Lo conocés?
Gracias. Besos.

Vane: Qué bello que lo vieras como un video. Me alegro mucho de que te gustara. Gracias!!! Besos.

aminuscula: No se ponga triste, amiga cronopia, fundamental aquí. Gracias. Un beso con alegría.

Josefa: Gracias por este hermoso comentario.
Creo que vas a tener que escribirte unos poemas en argentino. Y ahí va "dormite". Tenés razón en cómo suena.
Ese poema de niños lo escuché hace poco por radio.
Gracias! Un beso con estrellas.

Canto y vida: qué bueno verte de nuevo por aquí. Gracias! Un beso.

Clarice Baricco dijo...

Ayy sentí tristeza...

Beso.

Vaeneria dijo...

Genial! Me encantan los relatos de misterio. Dejo al autor un premio en mi blog de relatos. Sigo leyendo. Saludos :)