domingo, agosto 13, 2006

La hamaca

En la plaza
se agolpan las hojas secas
que reparte la brisa
del otoño.

Todos los juegos
permanecen dormidos, excepto
uno: la hamaca viene y va
cortando la brisa.

La niña que se hamacaba
se ha volado.

5 comentarios:

Dilaca dijo...

Ahora la niña habita en mis años y evoca la hamaca ,allá sola en la plaza.

(pasé mi infancia en un barrio con una plaza de juegos y a diario ocupé la hamaca más alta...Fue un modo de creer que era todopoderosa, entre idas y vueltas asida a las cadenas del columpio mientras me atrevía a desafiar la seguridad y en lugar de ir sentada, me ponía de pie sobre la madera que oficiaba de asiento)

Máximo Ballester dijo...

Uno es inmortal a esa edad. La niña que habita en tus años -a jusgar por tu evocacion- permanece intacta. Gracias.

EL VERSÓGRAFO dijo...

Hola Máximo, Máxima alegría encontrarte por estos parajes que me son tan desfavorables; gracias por la palabra regalada en verso!! Yo, abonado a la duda, me abono , con tu permiso, a tu rincón.

Bohemia dijo...

Que evocador, igual la niña ha volado hasta días más cálidos, yo en cambio ya extraño el otoño...Pronto llegará...

EL VERSÓGRAFO dijo...

Esa hamaca dominando los vientos me tiene prendado!!!Hamaca es una palabra que me tiene obsesionado...,Y esa palabra : Hamacaba, a ver si acierto su declinacion: ama, hama, amaba, hamaba, amaracaba,ama-acaba hamacaba!!Cómo disfruto de tus versos, que no los parta ningún rayo!!!